News Release

T – 12 – 13
Deborah O. Raphael, Director


FOR IMMEDIATE RELEASE
July 2, 2013

Contact: Russ Edmondson
(916) 323-3372
Russ.Edmondson@dtsc.ca.gov

El DTSC emite el Borrador de la Decisión sobre la Instalación en Kettleman y Anuncia una Iniciativa para Reducir los Residuos del Relleno Sanitario en un 50%

SACRAMENTO – El Departamento de Control de Sustancias Tóxicas (DTSC) hizo hoy dos anuncios significativos que afectan al sistema de gestión de residuos peligrosos de California.

El DTSC publicó el borrador de la decisión sobre la modificación del permiso que permitiría a Chemical Waste Management (CWM) aumentar la capacidad del relleno sanitario para residuos peligrosos en Kettleman Hills. El Departamento también anunció un esfuerzo para reducir en un 50% la cantidad de residuos peligrosos cuya disposición se hace en California para el año 2025. La reducción afectaría la cantidad de residuos que van a dar a los rellenos sanitarios en Kettleman Hills, Buttonwillow cerca de Bakersfield y Westmoreland en el Condado de Imperial.

De aprobarse, la modificación del permiso permitiría a CWM aumentar el tamaño de su relleno sanitario en cinco millones de yardas cúbicas, el cual está operando a cerca de su capacidad. El borrador de la decisión está sujeto a un período de 60 días para comentarios del público.

Brian Johnson, el Sub-director del Programa de Gestión de Residuos Peligrosos del DTSC, dijo que el borrador de la decisión para permitir la expansión del relleno sanitario de CWM en Kettleman Hills se elaboró después de la revisión más completa e integral de una solicitud de permiso en la historia de California.

“Entendemos la importancia de esta decisión, así como la profundidad del interés de la comunidad en que esta instalación se opere de manera segura, “dijo Johnson. “Analizamos todas las facetas de su operación como parte de nuestra revisión de casi cinco años.”

La modificación en borrador del permiso incluye extensas condiciones exigentes que aseguran que la comunidad esté protegida de cualquier riesgo potencial.

Por ejemplo, el borrador de la modificación requiere que CWM reduzca significativamente la cantidad de emisiones diesel de los camiones que entregan los residuos, mejorando así la calidad del aire. Los camiones que usen la instalación deberán cumplir con los estándares de emisiones de motores modelo 2007, que es cuando entraron en vigencia en California los estándares de emisiones al aire más restringidos. Comenzando en el 2018, los camiones tendrán que cumplir con las normas de emisión del 2010, que son aún más estrictas.

La revisión del DTSC tomó en cuenta las determinaciones de los múltiples estudios de salud, incluyendo la “Evaluación de Cal EPA la Exposición de la Comunidad de Kettleman City”, el “Estudio sobre Defectos de Nacimiento del Departamento de Salud Pública de California” y los resultados de un examen de la USEPA sobre los riesgos de la exposición a bifenilos policlorados (PCBs, por sus siglas en inglés). El DTSC también revisó los datos de monitoreo del aire y del agua subterránea de la instalación.

La revisión también tomó en cuenta el récord de cumplimiento de la instalación, remontándose a 1983. Ninguna de las contravenciones, incluyendo una multa de $311,000 en marzo del 2013 debido a que CWM no reportó 72 pequeños derrames, causando impactos fuera del sitio.

“La respuesta de la instalación a las acciones de cumplimiento indica que es capaz de, y está dispuesta a tomar pasos para asegurar que la comunidad está segura,” dijo Johnson.

Aparte del uso de camiones de bajas emisiones, protecciones adicionales para la comunidad que provee la modificación del permiso propuesta incluyen:

  • Incremento en el muestreo de aire que permite la detección de concentraciones muy bajas de PCBs;
  • Monitoreo de aire mejorado;
  • Incremento en el muestreo y análisis del agua que pasa por lixiviación y se recolecta en el sistema que se encuentra por debajo del relleno sanitario;
  • Mejores esfuerzos de acercamiento al público;
  • Mejores sistemas de contención para controlar los derrames; y
  • Estudios anuales aéreos o a nivel de tierra del relleno sanitario para verificar los cálculos hechos por CWM de qué tanta capacidad queda.

El DTSC también mejorará su esfuerzo de vigilancia en la instalación aumentando las inspecciones y colaborando con los esfuerzos de inspección de la USEPA.

Al mismo tiempo, el DTSC anunció un ambicioso esfuerzo para cortar a la mitad la cantidad de residuos peligrosos cuya disposición se hace en California para el año 2025.

California generó un promedio de 1.7 millones de toneladas de residuos peligrosos cada año durante los últimos 10 años. Anualmente, alrededor de 600,000 toneladas de residuos peligrosos terminan en los rellenos sanitarios en Kettleman o Buttonwillow (la instalación de Westmoreland actualmente no acepta residuos peligrosos). Cada año, aproximadamente 333,000 toneladas de residuos se enviaron a rellenos sanitarios en estados en los que las normas ambientales no son tan estrictas como en California. Alrededor de 50% del material que termina en los rellenos sanitarios en Kettleman y Buttonwillow proviene de suelos contaminados que se han removido como parte de un proyecto de saneamiento.

“Existe un problema de equidad para las comunidades que circundan los tres rellenos sanitarios para residuos peligrosos en California,” dijo la Directora del DTSC. Debbie Raphael. “A pesar de los estudios que muestran que los rellenos sanitarios son seguros, están soportando la carga de la disposición de los residuos peligrosos de California, frecuentemente en combinación con muchos otros impactos ambientales.

“Debemos empezar la discusión sobre cómo podemos terminar o reducir de manera significativa nuestra dependencia en los rellenos sanitarios y desarrollar soluciones sostenibles que protejan a esta generación y a las generaciones venideras. El fijar una meta para reducir la disposición de residuos peligrosos crea incentivos que pueden llevar a innovaciones científicas y tecnológicas y establece una infraestructura para más reducciones que a final de cuentas protegerá a generaciones futuras.”

El DTSC llevará a cabo un diálogo entre la industria, grupos de interés público, gobiernos locales, funcionarios electos y el público. Reuniones en todo el estado se concentrarán en la identificación de maneras innovadoras, seguras y eficaces para reducir los residuos peligrosos que van a dar a los rellenos sanitarios, incluyendo el desarrollo de incentivos para reducir la generación de residuos.

Raphael dijo que la meta está muy ligada a la decisión propuesta sobre Kettleman.

“Ahorita todavía estamos generando una cantidad significativa de residuos que deben ser transportados, tratados y dispuestos de manera segura. Queremos iniciar una discusión mayor en cuanto a cómo podemos reducir de manera importante los residuos peligrosos que van a las instalaciones como la de Kettleman Hills.”

El período de comentarios públicos de 60 días sobre la decisión propuesta terminará el 4 de septiembre del 2013. El DTSC será anfitrión de una casa abierta comunitaria el miércoles 31 de julio en la Escuela Primaria de Kettleman City, una sesión libre (puede llegar a cualquier hora) el 1 de agosto en el Centro Comunitario de Kettleman City; y una audiencia pública el 27 de agosto en la Escuela Primaria de Kettleman City.

El DTSC llevará a cabo seis talleres en todo el estado para recolectar contribuciones del público sobre la meta de reducir la generación de residuos peligrosos en un 50% para el 2025. El primer taller se llevará a cabo en el otoño del 2013. La ubicación y la hora de los talleres se anunciarán en el portal de internet del DTSC en el futuro cercano.

# # #

FOR GENERAL INQUIRIES: Contact the Department of Toxic Substances Control by phone at (800) 728-6942 or visit www.dtsc.ca.gov. To report illegal handling, discharge, or disposal of hazardous waste, call the Waste Alert Hotline at (800) 698-6942.

The mission of DTSC is to protect California’s people and environment from harmful effects of toxic substances by restoring contaminated properties, enforcing hazardous waste law, reducing hazardous waste generation, and encouraging the manufacture of chemically safer products.